<
>

ATLÉTICO 0-SEVILLA 1 | Sevilla se consuela en Bilbao


En Bilbao se acumulan 20 días de lluvia. No se detiene ni un momento para recuperar fuerzas ante otro aguacero. Si uno de estos días sale el sol para recordarnos que sigue existiendo en territorio vasco, siempre se agradecerá un arcoíris. Bueno, incluso así el Athletic no podrá apretar el balón. Una primera parte exquisita, con otra racha de ocasiones, reiteró que el gol se le escapaba a este equipo. Su ineficacia en el campo opuesto lo aleja seriamente de Europa. Ahí es donde está el Sevilla, aunque medio deprimido tras pasar de la Champions a la Europa League. Las lágrimas de Salzburgo se consuelan con semejantes afortunados. Y el penalti continúa en el lateral bilbaíno, con un octavo partido sin triunfo y una sensación de impotencia al final que desató los pitos desde la grada. El recuerdo de este último triunfo se remonta a la época en que el cielo estaba despejado en la capital vizcaína, es decir. El viaje a los tres primeros seguidos en casa comienza de la peor manera posible. Levantarse tan de repente para creer en lo que está haciendo es difícil.

Durante el calentamiento, los leones chocaron accidentalmente con un espectador, que tuvo que ser hospitalizado. No importa, por eso se puede hacer la broma: ni siquiera en el preámbulo fuera del tiempo reglamentario este equipo se afina antes del gol y además provoca accidentes casi dramáticos. El encuentro arrancó de lleno, con tres partidos que volaron los pulmones. El Sevilla intentó ponerse en quinta marcha para despejar la cabeza de la destrucción europea. Koundé apareció muy temprano, en el minuto 8, improvisado lateral derecho. Esto provocó un retraso que obligó a la gente a salir del plano defensivo. Delaney disparó solo y la pelota pegó en Lekue. Óliver y Óscar Rodríguez se manipularon por dentro y crearon muchas superioridades. Lopetegui pierde profundidad y velocidad por fuera pero gana en asociación por dentro.

Escudo / Bandera Atlético

La Liga Santander

* Datos actualizados al 11 de diciembre de 2021

La defensa del Sevilla insistió en que se jugara el balón contra el avispero de Williams, no detectó que para esta idea necesitaban la máxima rapidez y atención. Fueron allí con una presunción que parecía un suicidio. Por ejemplo, Koundé hizo una broma que Raúl García descifró. La pelota cayó a los pies de Williams, pero Bono lo hizo grande.

Sevilla varió el marcador. Combinó o jugó durante mucho tiempo. Entonces que, Los leones no han cambiado sus impulsos: presión en el dominio rival y vuelos para generar peligro. Nico arrancó sin espacios, el visitante se los comió, pero en cuanto tomó la grabación de sus compañeros, el Athletic creció sin cesar. Los centrocampistas estuvieron muy presentes en el balcón del área y mandaron dos balones al poste. El Sevilla estaba muy incómodo sin el balón y con el dispositivo redondo en su propio campo cayeron al infierno. Estaba tratando de bajar mi frecuencia cardíaca. Los alumnos de Marcelino vieron que esta fruta maduraría por pura inercia, pero ya sabemos que su pecado este año es la ineficacia. Cocinó muy bien por la noche y solo tuvo el gratinado final.

Escudo / Bandera de Sevilla

Iñaki se vio obligado a generar un juego en la espalda. Óscar resbaló en el 35 y ese balón sin dueño fue tachado defectuosamente por Diego Carlos. Consiguió darle un puñetazo a Raúl, pero Bono se hizo enorme. La ley del fútbol de que “cuando perdonas pagas” se respetó tres minutos después. Papu avanza hacia la izquierda, se inclina frente a Montiel, quien apenas la salva hacia Delaney. La puso en el equipo. Su primer gol con el Sevilla. El Athletic volvió sobre el día en el Bernabéu: un partido completo, marcando oportunidades … pero sin ningún éxito final. La cosa no estaba ahí, ya que entre los Williams salvaron un balón y cedieron a Muniain. Venció a Koundé y no pudo marcar a puerta. El central francés dejó un buen recuerdo en la espinilla. No le dieron pena. 0-1 en una primera parte mucho más completa de la rojiblanca que ante el Villarreal.

Lopetegui charló con su gente en la cabaña en reposo. Y los tiempos transcurrieron sin problemas. El Athletic iba perdiendo presión, no era tan efectivo como bajó Fernando para apoyar al central. Marcelino intentó sacudir las cosas con los cambios, pero les costó producir al nivel de la excelente primera parte. Lopetegui acabó defendiendo armado con tres centrales de hormigón armado. En el 69, Sancet pegó un balón profundo a Williams que cruzó muy bien para Muniain. Pero terminó su fatídica velada enviando el balón con el pie izquierdo a las nubes. Sí, los que llevan 20 días descargando agua en Bilbao.

Cambios

O. Sancet (56 ‘, Raúl García), Alex petxarroman (65 ‘, Lekue), Oier Zarraga (65 ‘, Dani García), Joan jordan (65 ‘, hígado Torres), Rekik (65 ‘, Augustinsson), Berenger (74 ‘, Nico Williams), Proveer (77 ‘, Rafa Mir), Gudelj (84 ‘, cicatriz Rodríguez)

Tarjetas

Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández
Árbitro del VAR: David Médié Jiménez
Lekue (51 ‘, amarillo) Dani García (61 ‘, amarillo) Unai vencedor (64 ‘, amarillo) Fernando (72 ‘, amarillo) Rekik (87 ‘, amarillo) Koundé (89 ‘, amarillo) ñigo Martínez (93 ‘, amarillo

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario