<
>

Baroncini es oro, Ghirmay hace historia y España, lejos



El italiano Filippo Baroncini, 21 años, Es el nuevo campeón del mundo sub-23. Ya en las filas del Trek desde el pasado mes de agostoBaroncini fue el más fuerte en la fase final y pudo celebrar, con unos metros de adelanto, el triunfo en solitario. Atacó a cinco metros del final y de gol en Lovaina (Bélgica) celebró su gran acierto. De esta forma, Italia conquista este Mundial por segundo año consecutivo, ya que en 2019 ganó Samuele Battistela. En 2020 la prueba no se realizó en esta categoría debido a la crisis sanitaria.

Los españoles, entre problemas físicos, como fue el caso de Raúl García Pierna con dolores de estómago, y percances tempranos, como Juan Ayuso, no tenían opciones metálicas. El dinero fue histórico como lo fue para el eritreo Biniam Ghirmay, en una actuación que puede marcar un antes y un después para el ciclismo africano, y más después de esta semana, se confirmó que los Mundiales de 2025 se llevarán a cabo en Ruanda. El bronce fue para el holandés Olav Kooij en una prueba dominada por los italianos, con tres corredores entre los siete primeros (1º, 4º y 7º).

Los diez primeros clasificados

Una carrera que empezó caótica … antes de que se diera la bandera de salida. El tramo neutralizado fue una sucesión de caídas y averías (con Juan Ayuso fue golpeado) lo que obligó a detener nuevamente para que todos los golpeados pudieran sumarse. Fue la tónica de la carrera, las caídas y los problemas en un circuito muy técnico que a veces se sentía como una carnicería. Pau Miquel, en un accidente con lo que parecía una farola, lo sufrió en su carne.

Raúl García Pierna tampoco pudo intervenir en la carrera, que tuvo que empezar con problemas de estómago. Mientras que también se adivinaban las debilidades de un Juan Ayuso que ya había advertido en la anterior que estaba lejos de su mejor momento (se retiró). El que más se ha visto es un Xabier Azparren (el mejor español, 75º), que intentaron colarse en las tazas cuando parecía que un grupo de once personas podrían abrirse paso y terminaron pagando por ello.

De esta fuga, fue el suizo Mauro Schmid, un ciclista de Qhubeka que quiso dar pulso al grupo en el que reinaba Holanda y Bélgica agotaba sus opciones. Un pelotón en el que no aparecieron españoles … y que acabó tragándose al fugitivo. Este grupo jugó el oro y fue Baroncini, compañero de Ayuso en Colpack, quien vistió el arcoíris mientras Ghirmay sorprendió al holandés Kooij en la lucha por la plata.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario