<
>

Comandos rusos que combaten por Ucrania celebran el «éxito» de una incursión fronteriza


Varias personas se asoman al río Moskva desde un puente moscovita, con el ministerio de Defensa ruso de fondo, el 24 de mayo de 2023

Varias personas se asoman al río Moskva desde un puente moscovita, con el ministerio de Defensa ruso de fondo, el 24 de mayo de 2023

Dos organizaciones de ciudadanos rusos que combatieron junto a Ucrania celebraron el miércoles el «éxito» de una incursión arriesgada de sus comandos realizada esta semana en territorio ruso, que a sus ojos demuestra la falta de preparación de las tropas de Moscú.

El solo hecho de haber penetrado en Rusia y regresado a Ucrania «puede necesitar como un éxito», afirmó Denis Kapustin, fundador del Cuerpo de Voluntarios Rusos, en declaraciones a periodistas cerca de la frontera, en el norte de Ucrania.

Rusia denunció la incursión de un «grupo de sabotaje» procedente de Ucrania en la región de Belgorod, en la mayor parte incidental de este tipo del inicio de la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022.

La acción del comando fue concomitante con bombardeos ucranianos que abandonaron un muerto y 13 heridos en aldeas rusas, de acuerdo con las autoridades locales.

«La operación está en curso. Comporta varias fases», dijo Kapustin, una figura que ganó fama en los ambientes del hooliganism y de la ultraderecha rusa y que s’estaló en Ucrania antes de la guerra, donde organizaba combates de MMA (Artes Marciales Mixtas) y tenía una marca de ropa.

Este tipo de acción, afirmó, obliga al ejército ruso a desplegar un «gran número» de efectivos, debilitando así otras de la frontera y de la línea de frente.

«César», portavoz de la Legión Libertad de Rusia, otro grupo que revivió la incursión, calificó la operación como una acción «asombrosa» y posó allí con una armadura que, según dijo, es un «trofeo» arrebatado a las tropas rusas.

«César», natural de San Petersburgo, identificado por medios de investigación rusos como miembro de la esfera imperialista y nacionalista de la ultraderecha rusa.

Unos treinta combatientes participaron en el encuentro con la prensa, afirmando que habían pasado unas 24 horas en territorio ruso y que regresaron a Ucrania a primeras horas del miércoles.

Rusia confirmó este martes que «aplastó» con fuerza aérea y artillería un comando que atacó la región de Belgorod, eliminando «más de 70 terroristas ucranianos».

Los miembros del comando confirmaron que solo hubo dos heridos en sus filas.

Los milicianos se definen a sí mismos como «conservadores y tradicionalistas de derecha», aunque algunos de ellos se revindicaron en otras épocas como neonazis.

Según Kapustin, la reacción de Moscú afirma que «la cúpula militar y política de Rusia no está mínimamente preparada» para afrontar acciones semejantes.

«Quiero demuestra [a los rusos] que se puede luchar contra los tiranos y que el poder de Putin no es ilimitado».

Ucrania negó cualquier implicación en la incursión.

Las autoridades de kyiv «nos dan aliento», pero no abastecen a sus hombres en armas o equipos, aseguró Kapustin.

Las autoridades rusas difundieron imágenes de los vehículos capturados a los comandos, identificados por el diario norteamericano The New York Times como MRAP estadounidenses.

Ucrania recibió más de 500 vehículos de este tipo de Washington, pero «César» aseguró que incluía los suyos «en tiendas de material bélico».

soy/bur/js/mb

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario