<
>

De Vini ‘carambola’ a Golden Boy



la Madrid Es un tren que pasa, si lo hay, una vez en su vida. Si esto te pasa de niño, corres el riesgo de que te atropellen y no te recuperes al 100%. Por eso lo que hace tiene tanto mérito Vinicius desde que se unió al club. Ha tenido que lidiar con una costosa operación económica, desconfianza en los entrenadores, algunas caras de sus compañeros, desconfianza en la afición blanca y burlas de la afición rival. Y pudo hacerlo todo gracias a su talento y su fe ciega en sus posibilidades.

En el medio, una lesión cuando estaba a punto de despegar, lo que ralentizó su avance y minó su poderosa moral. Ahora le toca a él recoger lo sembrado y trabajado. Su gran actuación frente a él Liverpool Lo catapultó al mejor de los casos y definitivamente puso su nombre en órbita. Tiene 20 años y no los va a enganchar a todos de la noche a la mañana para el equipo, pero sus dos fantásticos goles le darán un impulso inestimable de autoestima.

Zidane, que ganó por la causa, servirá como el consejero perfecto para evitar que un excesivo protagonismo lo distraiga del objetivo de seguir progresando hasta poco después de convertirse en un futbolista de referencia con un valor de mercado incalculable. Por ahora, ha convertido las sonrisas irónicas en gestos de asombro y admiración.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario