<
>

Discurso impecable en la tormenta



No hay día tranquilo Bilbao. La salud del caso Llorente“Dejó el tablero y el campo de juego muy afectado. Luego vino la telenovela con Garitano: un bucle sin fin con ultimátums, una división en el set y un técnico, que sacó al club del atolladero, pisoteado como un muñeco de trapo. No se merecía el trato indecente que se le dio. Los socios decidieron castigar Elizegi en la Montaje de 27. No se presentó ninguna propuesta, ni una tan bien trabajada y engrasada con la afición como la Gradas de animación.

Ahora viene la era Marcelino. Un técnico de enorme prestigio para calmar los ánimos. Como Valverde cuando apareció en 2013, en su segunda carrera en San Mamés, para abrir la cortina del olvido entre los nostálgicos de Bielsa, este hombre con números peores que Falso sino un verbo más florido, que sus viudos no olvidarán aunque pasen cien años. El técnico Villaviciosa Estuvo impecable en su presentación. Era generoso, sereno, firme … un caballero. Incluso no tuvo problemas para admitir que los técnicos a veces ponen cosas como las suyas en el Villarreal en contra Atlético sobre el estímulo del árbitro a los rojiblancos, para jugar este “otro partido” que también da puntos. O mueva las fechas a las que Ibaigane Se acercó a él, para no dejar más a Garitano en el suelo.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario