<
>

Duda eterna con Odegaard



Odegaard dejó un sabor agridulce y todos los ojos estaban puestos en lo que podían hacer él y Jovic, las dos caras nuevas del proyecto tal y como fueron cedidas (en el momento equivocado) la temporada pasada. Esperamos mucho más del Nueruego, que dejó chispas, como la carrera de balón controlado que acabó en gol de Rodrygo, pero al mismo tiempo la sensación de que no es el tipo de jugador que puede marcar el ritmo de un partido.

Si Ancelotti persiste en su idea de jugar un 4-3-3, Odegaard va a tener una crisis muy difícil. Lo mismo pasó con Zidane. En el Arteta Arsenal, en cambio, disputó el 90% de los 10 partidos puros, con dos centrocampistas, habitualmente Ceballos y Xhaka, detrás de él. Allí, en la posición de mediapunta, el noruego es un jugador diferencial. El Madrid no necesita chispas de ellos, pero mucha consistencia.

En la constitución de este equipo en el que no habrá más fichajes que Alaba (a la espera de lo imposible de Mbappé), jugadores medios como Odegaard, Isco o Ceballos deben dar un paso adelante porque sobre todo Modric (35), pero también Kroos ( 31) deben comenzar a dosificar sus esfuerzos. Le toca al propio Odegaard empezar a cambiar el chip y es él quien adapta su fútbol al del equipo y no el equipo que se adapta a sus cualidades.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario