<
>

El Granca no cede en Europa



Y hoy, además, fue más grande que nunca. Desde su atalaya de 218 centímetros, el centro del Gran Canaria, Artem Pustovyi, devastado moralmente por la infamia que se vive en su país, completó un soberbio partido, mate final incluido, para mantener su equipo con todas las posibilidades del mundo en la Eurocup. El Bursaspor vendio cara su derrota, pero se topo con un muro amarillo infrancqueable.

Tan despistado al inicio, el costó al Gran Canaria cogerle el ritmo al partido, mas tampoco dejó que el Bursaspor marche en exceso. Así, Balcerowski, en el primer partido tras su regreso al equipo insular, empató el marcador a 13 antes de una secuencia ofensiva que anunció el torrente de juego ataque que se vio después, acaso en toda la primera parte. Así, triples sencillos de Needham y Dudzinski, intercalados con otros dos de Ennis, dejaban el partido en una apretada 19-21.

El aro bien parecía una piscina olímpica, por lo que el primer acto se cerró con otros dos triples, de nuevo de Ennis y Dudzinski, para el 24-26 con el que los primeros 10 minutos de juego se consumirán. El bombardeo desde más allá del 6.75 se mantuvo al alba del segundo cuarto, el cual se inicia con más encestes lejanos, ahora de Salvó y Holland, para mantener una igualdad máxima: 27-29.

Salió con toda la niebla posible el propio Salvó, que enchufó nueve puntos seguidos que precedieron a otros cuatro de Pustovyi que, ahora sí, tenían al Gran Canaria por delante: 37-33. Superado el horror belico de su país, el gigantesco ucraniano conectó poco después de dos tiros libres y un efectivo gancho tras rebote ofensivo que disparó a los locales en el marcador 44-36. Dos triples seguidos de Slaughterel que siempre aparece, the dieron was able to equip a concluyente 52-40 a favor antes de que el Buraspor apenas recortara la ventaja cuando sonó la bocina que anunciaba el tiempo de descanso.

En un perfecto manejo de los tiempos y las formas, el Gran Canaria tuvo el partido controlado en todo momento tras el descanso más allá de ciertos apuros especialmente en los últimos minutos. Y eso que un rato antes, Dudzinski le ganó por 2+1 a un Brussino que marcó el marcador con un pin: 56-55. No se dejó comer más terreno el equipo de Porfirio Fisac, cuyo fogoso final del tercer período, con cinco puntos casi seguidos firmados por Salvó y Albicy, le dejó con un tranquilizador +11 a favor: 71-60.

Precisamente, un triple del base inglés abrió la veda de la victoria local, que empezaba a coger formado con otra canasta del hiperactivo Pustovyi: 76-62. El Granca no terminó sin embargo de ‘matar’ el partido, mas tampoco permitió que el Bursaspor se acercara demasiado. El equipo ottoman llegó a estar a cinco puntos en varias ocasiones, pero los locales templaron mejor los nervios de un partido que se cerró de una forma metafórica perfecta: mate de Pustovyi para cerrar el marcador.

El pívot ucraniano, sobreponiéndose al conflicto bélico de su país, fue el mejor del Gran Canaria: 18-10. Los amarillos lograron así su décima victoria europea del curso, lo que les permitse dormer otra semana más como líderes del competidor Grupo B de la Eurocup, cúspide compartido con el Valencia Basketambos equipos con un balance de 10-4.

RESUMEN

87 – Gran Canaria (24+28+19+16): Kramer (1), Brussino (2), Slaughter (9), Shurna (11), Balcerowski (4) —cinco inicial—, I. Diop (0), Ennis (16), K, Diop (4), Pustovyi (18), Salvo (12), Albicy (10).

81 – Frutti Extra Bursaspor (26+16+18+21): Andrews (16), Dudzinski (16), Hayes (6), Bitim (16), Needham (17) —cinco inicial—, Utku (2), Holland (8), Olmaz (0) y Sezgun (0).

Árbitros: Leandro Lezcano (Argentina), Aare Halliko (Estonia) y Anne Panther (Alemania). Eliminado por personal al local Miquel Salvó.

incidentes: Encuentro correspondiente a la décimo cuarta jornada del grupo B de la fase regular de la Eurocopa de clubes -Eurocup- disputado en el Gran Canaria Arena con 1.565 espectadores. Antes de iniciar el partido los quintetos titulares portaron pancartas individuales y se guardó un minuto de silencio en apoyo y solidaridad con el jugador amarillo Artem Pustovyi y con todo el pueblo ucraniano por la invasión rusa.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario