<
>

El vestuario de los hermanos Marx



Terminó el partido en el Coliseo Alfonso Pérez y los aficionados y jugadores del Getafe celebrar la permanencia en Primera como si hubiera un título. A su lado, los futbolistas del Barça confirmaban el subcampeonato y con plaza en la Super Copa, nada menos, pero volvían al vestuario como oficinistas que un día más han cuadrado las cuentas. Parte de la indolencia provenía del partido insulso, pero también de esa sensación prolongada de que el Barça de xavi es un proyecto que crece a trompicones, impredecible como un niño en la edad del pavo, y un día le gana 0-4 al Real Madrid en eso Bernabéu y otro pierde en el Camp Nou ante el Cádiz.

Al final del partido Xavi dio entrada a una defensa del filial, Mika Mármol, y con él son ya 38 los jugadores alineados esta temporada en el primer equipo. Si los sumamos los tres entrenadores –Koeman, Sergi Barjuán y Xavi– significa más sensación de montaña rusa que hemos vivido. Si por un lado hubo lesiones largas de Ansu Fati, Pedri, Sergi Roberto Oh braithwaite, por el otro se producía el debut esperanzador de chicos como Gavi, Nico, Abdé Oh Justo aquí.

En la dirección deportiva del Barça acumuló la faena para este verano. Una vez más no será fácil conjugar la economía con los deseos futbolísticos, pero el personal de Xavi sintió por fin que se encargara de un proyecto propio, aligerando los remordimientos heredados de la anterior directiva y de Koeman. De fondo seguirá también el debate de los antiguos y los modernos a la hora de renovar el Barça, y una vez más nos preguntaremos qué con Riqui Puig Oh, mierda frankie de jong. El holandés estaba llamado a replace a mito como Busquets, pero resulta que un año más éste ha sido el jugador de la liga que mas pases buenos ha dado (Albapor cierto, es el tercero detrás de kroos). Mientras tanto se ha fichado a Kessiealgunos cedidos como Trincão Oh Collado podría volver, y si el Barça no empieza a vender pronto, su vestuario parecerá el camarote de los hermanos marx. ¿Quién se atreverá a gritar «¡Más madera!»?

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario