<
>

en camino para convertirse en las de mayor abstención desde 1959


Las elecciones parlamentarias que Cuba utilizaron este domingo van camino de converte en las de mayor abstención desde el triunfo de la revolución, según los datos provisionales difundidos por el Consejo Electoral Nacional (CEN).

Según esta institución, a la cinco de la tarde había votado un 70,34% del censo electoral, lo que supone 8,23 puntos porcentuales menos que, a esa misma hora, en las parlamentarias previas (2018). Aquellas registró la menor participación de la etapa socialista del país.

Los colegios siguieron abiertos dos horas más, pero no se prvé que se difunden más datos durante esta jornada, según indicó en conferencia de presa la presidenta del CEN, Alina Balseiro. Probablemente se hará público en fechas preliminares este lunes.

La participación en las elecciones parlamentarias en Cuba fue históricamente alta. Entre 1976 y 2013 quedó por encima del 90% y sólo en 2018 cayó por primera vez por debajo de esa barrera, hasta el 85,65%.

En comparación, abstención en las citas con las urnas del año pasado en Cuba fue mayor. En las elecciones municipales de noviembre pasado alcanzó el 31% y en el referendo del Código de las Familias celebrado en septiembre se sitúa en el 26%.

Buscan un hombre de Miami que trataría de huir a Cuba por este delito. esta armado

Estas tasas de participación son altas en relación a cualquier país del hemisferio occidental y de muchas democracias liberales. Sin embargo, la situación en Cuba es diferente -según apuntan expertos- por tratarse de un ejercicio limitado en el que de alguna forma se plebiscita el sistema político.

SIN OPOSICION

En los comicios de este domingo se presentaron 470 candidatos al mismo número de asientos, ninguno de la oposición.

Prácticamente todos los abanderados son militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC, única legal), sus juventudes o de organizaciones afines. Tampoco hubo observadores internacionales.

¿Balseros del aire? Dos cubanos escapan de Cuba a bordo de un ala delta y aterrizan a salvo en Florida

El Gobierno cubano, el PCC, las instituciones y los medios del Estado han instaurado en las últimas semanas una votación en bloque por todos los candidatos propuestos por cada distrito en mensajes reproducidos en hebilla en los medios estatales.

En la boleta, los votantes tuvieron la posibilidad de poner la “x” en la casilla de todos los candidatos (siguiendo el llamado oficial), sólo junto a algunos números o, incluso, dejarla en blanco.

Este llamamiento al sufragio en bloque llevó a muchos, incluso los más fervientes seguidores del Ejecutivo, al desconocimiento de los candidatos de su circunscripción.

“No conocemos a todos los candidatos, pero votamos por la revolución”, el contó a EFE Rafaela, una cubana de 67 años en las afueras de un colegio electoral en La Habana.

¿Cuánto tardará en llegar la libertad condicional? Embajada de EEUU en Cuba pide paciencia por esta razon

En una intención de promover el voto, todos los establecimientos en moneda extranjera (conocidas como MLC, las most surtidas en Cuba) no abrieron este domingo en la capital cubana.

De igual forma, durante el día, el CEN extendió una hora más el horario de votación (hasta las 19.00 locales, 23.00 GMT), una jugada criticada por los opositores, quienes cuestionaron su legalidad.

SIN DATOS CONTRASTABLES

La caída de las misiones internacionales de observación fue una de las mayores críticas a la disidencia y distintas ONG como Transparencia Electoral.

“Los resultados emitidos por el Consejo Nacional Electoral son incontrastables” y van en sentido contrario “de la tendencia abstencionista que el mismo CEN refleja” en comicios pasados, censuraron a EFE fuentes de la organización.

En ese mismo, pidieron “una auditoría independiente para que los resultados anunciados sean sentidos confiables”.

Activistas y opositores cubanos denunciaron este domingo distintos actos de representación contra periodistas no oficialistas y disidentes que manipularon eje tareas de observación en los comicios.

La ONG Cubalex está registrando incidentes de este tipo en un archivo público en internet. Hasta las 21.00 hora local (1.00 GMT del lunes) había identificado 27 casos de represión con una treintena de afectados.

En días previos, disidentes y comunicadores no oficialistas denunciaron haber recibido presiones y amenazas por promover la abstención o preparar para realizar tareas de observación electoral, como el opositor Manuel Cuesta Morúa.

“Los activistas que están observando en varias provincias hablan, en todos los casos y en horarios distintos, de urnas vacías”, denunciaba este domingo a EFE Cuesta Morúa.

El disidente cuestionó el crecimiento de la participación entre las 9.00 y las 11.00 -del 18.15% al ​​41.66%- y la extensión de una hora para acudir a los colegios “sin causas de fuerza mayor”.

En ese mismo, la plataforma “Cuba dice no a la dictadura” documentó en redes sociales la baja afluencia en distintos sentidos colegios.

CAMPAÑA POR ABSTENCIÓN

A falta de partidos y candidatos opositores en las elecciones, la disidencia promovió la abstención como señal de rechazo al sistema político cubano.

La caída progresiva de la participación desde 2018 ha sido leída por el Gobierno como una respuesta a la crisis económica. El proprio presidente, Miguel Díaz-Canel, llegó a hablar de un “voto de castigo” durante el referendo del Código de las Familias.

Tras votar, el presidente desestimó la posibilidad de que el abstencionismo siguiera ganando terreno en las parlamentarias: “No creo que sean los más porque no ha sido (este) el único momento con dificultades, cones complejidad económica”.

En los mismos términos se expresó el canciller, Bruno Rodríguez, en declaraciones a la presa en un colegio de La Habana: “Las elecciones cubanas seguirán siendo distintas en el sentido de mayor participación y democracia que la mayoría que uno ve en el planeta”.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario