<
>

FÚTBOL David Elleray, el VAR y Velasco Carballo


Hay un tipo emboscado en Londres jugando al fútbol. Se llama David Elleray y fue un célebre árbitro inglés a finales del siglo pasado.. Buen hombre colegiado y educado, dedicado a la enseñanza de la geografía. El mal surgió cuando años después de su retiro, en 2016, ascendió al cargo de director técnico de la Junta Internacional., el organismo de la FIFA que debe limpiar, reparar y dar brillo al reglamento. Cada año desde que estuvo allí, ha estado dando instrucciones desconcertantes que nos vuelven locos a todos.. Un alboroto de iniciativas adamistas, varias rectificadas en poco tiempo, sin otro sentido que pulir su calvicie.

A eso se sumó el VAR, un proyecto tecnolástico que prometía paz y justicia pero que, cruzado con las perversiones de Elleray, creó una confusión sin precedentes. Ayer apareció la dirección del arbitraje y Velasco Carballo volvió a revelar las supuestas ventajas del invento. Ese día Messi escapó sin deportación y en Di Stéfano le robaron un penatli a la Real. Pero, como ya tocaba, explicó sus porcentajes con ese mismo tono de aburrida letanía que emplea Fernando Simón en sus homilías diarias, a las que casi nadie asiste y quien asiste no cree. Cuando terminan, nos sentimos igual de impotentes.

Por su parte, Clos Gómez se ha esforzado mucho para describir qué es y qué no es la mano.. Recordé los apuros de anteayer en el Normand, que recibió un balón de rodillas, con las manos clavadas a la espalda como con esposas, reflejo del miedo ya a las penas por cualquier cosa. Este es el legado de Elleray. Antes de la mano estaba lo que el árbitro consideró razonablemente voluntario o colocado allí para cubrir el espacio.. Ahora, esa es una tabla de logaritmos que Elleray modifica un poco, dependiendo de si llueve este verano en Inglaterra o no. Solo tenemos que aguantar un fútbol como este y la miseria de la pandemia. Pero no merecemos escucharlos.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario