<
>

La Real se sobrepone a la baja de Silva con un modelo que quiere exportar a Champions


San Sebastián, 8 ago (EFE).- La Real Sociedad se repone de la inesperada baja de David Silva con un proyecto que apunta a ser muy solvente tras incorporar de momento a Hamari Traoré y a André Silva, que refuerzan una columna vertebral que puede dar muchas alegrías en la tercera experiencia en la fase de grupos de la Liga de Campeones, además de pelear por el objetivo de clasificación europea como en las últimas temporadas.

Los donostiarras tienen una plantilla amplia (24 jugadores más los refuerzos de su filial) y parece casi seguro que llegarán más nombres antes del cierre del mercado de verano para pelear en todos los frentes, en el que destaca el de Europa, donde la Real quiere dejar una impronta similar a la que proyectó en la liga española tras lograr una meritoria cuarta plaza muy celebrada en Gipuzkoa.

El nuevo proyecto nace en teoría algo cojo por la sorpresiva marcha de David Silva cuando su rodilla dijo basta, una lesión grave que el excelente centrocampista canario ha decidido superar dejando el fútbol y viviendo un retiro dorado que se ha ganado con creces tras una trayectoria profesional mayúscula aunque cortada al menos un año antes de su finalización por esta circunstancia.

La otra gran decepción ha sido el fichaje del delantero noruego Alexander Sorloth por el Villarreal cuando la afición txuri urdin daba por descontado que seguiría en Zubieta una tercera temporada, ya en propiedad del club vasco, pues el gigante nórdico era un futbolista muy querido por la grada por su compromiso, juego y también por su aportación ofensiva (16 tantos la pasada temporada entre todas las competiciones).

Los guipuzcoanos pueden compensar esta ausencia contando al nigeriano Sadiq Umar como un nuevo fichaje porque el año pasado el exjugador de Almería solo disputó dos partidos con la camiseta blanquiazul antes de lesionarse de gravedad y dejó un gol para el recuerdo ante el Atlético Madrid en su exigua participación en el Reale Arena.

También se espera mucho de la primera temporada completa tras su importante lesión de rodilla del internacional y absoluto referente del cuadro donostiarra Mikel Oyarzabal, que si vuelve por los fueros que exhibía antes de un problema que le dejó en el dique seco durante siete meses, completa junto al japonés Take Kubo y el francés Momo Cho una de las mejores delanteras de la historia del club.

Otros jugadores troncales en este nuevo proyecto serán Martín Zubimendi, que se queda un año más en San Sebastián a pesar de los muchos rumores que ha escuchado durante el verano, Mikel Merino y Brais Méndez en el medio campo y el internacional hispano-galo Robin Le Normand en el eje defensivo, otro de los futbolistas blanquiazules seguidos por los grandes del continente.

El broche a este ilusionante proyecto lo pone su técnico, Imanol Alguacil, que va camino de completar cinco años como primer entrenador y ya ve en el horizonte la posibilidad de igualar al mítico Jhon Toshack, que estuvo más de ocho años sumando tres etapas diferentes.

(c) Agencia EFE

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario