<
>

LaLiga: Del 1-0 en Vallecas al 0-0 en Chamartín


En bajada para disparar, el Barça metió otro cante en Vallecas, donde solo disparó una vez a puerta, y desde el punto de penalti. Y póntelo para decirlo todo, para extrañarlo. El Rayo, una buena construcción de Iraola, manejó bien todo el partido y ganó con un gol de Falcao, que describió a Piqué con un regate seco al área, que abrió el espacio para una excelente zurda. Todo un pase de Trejo, que antes le había robado la billetera a Sergio Busquets. Falcao es una perla internacional al frente de un equipo modesto. Un vicio que el Rayo se da de vez en cuando, recordemos a Hugo Sánchez, Polster o Morena. Aquellos que trabajaron para él, este también funciona para él.

El nuevo líquido de Koeman cae y deja aún más incómodo a Laporta, cuyo optimismo de Steel (le robó la imagen a Valdano) está bajo continuas pruebas. Lo mismo que su crédito. A pesar de que en vísperas de su visita al Metropolitano afirmó haber despejado todas las dudas al respecto y ratificado con fuerza, la derrota de Vallecas aceleró el desenlace. Echarlo requiere encontrar un reemplazo creíble y dinero para la operación, que si bien no es mucho, será demasiado para el Barça en estos días., que aún no ha cerrado la colonia Quique Setién. Pero la situación ya era insostenible y tras el partido fue sustituido.

El posterior pinchazo del Madrid en el Bernabéu, donde Osasuna acreditó su condición de visitante incómodo, ni siquiera servirá de consuelo. Se encerró, esperó, no perdió el tiempo y tomó un punto, embellecido con un disparo desde el poste en su único pero magnífico contraataque. El Madrid intentó entrar, pero se limitó a la banda izquierda, en la primera parte con Vinicius, y nada más entrar Marcelo, con combinaciones prometedoras entre ambos. Benzema aguantó bien, pero no hubo suficiente juego para entrar en este matorral. El empate resulta en un empate cuádruple a 21 puntos para el liderato. El Barça, noveno, los mira de lejos.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario