<
>

Necesito la ayuda de la RAE


Te prometo que quería escribir sobre otro, para variar. Y lo vi muy factible. Porque con tantos grandes jugadores puestos por Didier Deschamps, el once francés iba a ser bastante fácil encontrar otro jugador al que analizar o felicitar. Podría haber hablado de Paul Pogba y preguntarme por qué no había forzado su salida del Manchester United en ese momento para fichar por el Madrid, un equipo a la medida de su talento. Hubiera sido interesante decir que Hugo Lloris nunca parece un gran problema cuando se pone los guantes al principio del juego, pero al final siempre hace esas increíbles paradas que hacen posible ganar. También escribo sobre Kylian Mbappé, cuyos inicios me dan un inmenso placer. Incluso podría haber reflexionado sobre el partido 100 de Antoine Griezmann con los ‘Blues’ y evocar su mala actuación y el daño que le han hecho dos desastrosas temporadas en el Barça a este futbolista.

Sí, había varios temas que cubrir en esta humilde columna, pero Karim Benzema no me dejó elegir. El jugador madrileño de la selección de Francia se ha vuelto a imponer en mi mente, en mi corazón y en el portátil con el que estoy escribiendo estas líneas. Sin Karim, Francia no habría ganado este partido contra España y ni siquiera habría llegado a la final. Desde anoche y el jueves ante Bélgica, su rebelión ante la adversidad (goles de los rivales) lanzó la remontada de los “Blues”. No solo porque marcó goles en los momentos decisivos y lo hizo todo bien, sino también porque fue él quien transmitió su negativa a la derrota a sus compañeros con gestos y palabras. Admito que estoy seco, que no me quedan palabras para definir con justicia la grandeza de este futbolista. Necesito ayuda de la RAE.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario