<
>

REAL VALLADOLID Buscan entrenador Bravo



Si hubiera una sección de clasificados en este periódico deportivo, obviamente mi artículo de esta semana estaría enmarcado allí. Tercera derrota consecutiva y con un bagaje de 6 goles encajados y ninguno marcado en los últimos tres partidos. Estos no son números ni menos aceptables para un equipo que aspira a escalar a primera división esta temporada. Este equipo valiente y agresivo que Pacheta nos ha prometido Dans la conférence de presse de sa présentation en tant qu’entraîneur du Real Valladolid, on ne le voit nulle part, mais nous voyons une équipe sans personnalité, sans cohésion, faible, sans idées de jeu et incapable de contrôler aucun des matchs joués à este día. ¿Dónde está este valiente técnico que se presentó en la sala de prensa del estadio José Zorrilla el pasado 17 de junio?

Con los palos que sacó el anterior técnico, Sergio González, para salir a nivelar los partidos de Primera División con un lateral muy justo en su primer año en la categoría oro del fútbol español. ¿Qué pensará ahora el ex técnico del equipo blanquivioleta cuando vea la propuesta del actual técnico en Segunda División? Basta leer las declaraciones de Míchel, técnico del Girona: «Le ganamos al equipo con más presupuesto y que tiene un equipo de primera división y sin nuestra mejor versión». Y dice la verdad, no es la opinión de un aficionado ni la de un periodista deportivo, es la de un entrenador de fútbol profesional y hasta un ciego lo ve.

Con los futbolistas actuales del Real Valladolid: ¿Se puede jugar mejor al fútbol? ¿Da ganar los partidos perdidos de forma consecutiva? Un buen entrenador adapta a los jugadores a su disposición al sistema de juego donde pueden sacar el máximo partido a sus cualidades individuales. Este sistema en el que Pacheta confía ciegamente al inicio de los partidos no funciona, y cuando están completamente perdidos … el sistema de juego cambia y el equipo mejora. Mi pregunta es: ¿por qué no ofrecen este sistema de inicio en los partidos? Frente a Girona, Pacheta levantó un partido demasiado defensivo por miedo a volver a perder. ¿Y qué suele pasar en el fútbol cuando un equipo sale a igualar y no a ganar? Que acaban perdiendo, ya sea por su propio error, o por el del rival, por una decisión injusta del árbitro, por esos pequeños detalles futbolísticos.

La dura y dura realidad es que el Real Valladolid por el juego y los resultados, está más cerca del militar en la categoría donde lo hace su filial que del regreso a Primera División y es responsabilidad del técnico del equipo. El próximo rival de José Zorrilla es el AD Alcorcón, el último de la categoría que llega tras recibir una paliza en casa y con nuevo técnico. Es genial que Pacheta exija tranquilidad, pero la temporada pasada el club tuvo demasiado con el anterior técnico y el equipo acabó en Segunda División. Ojalá el presidente y máximo accionista del club, Ronaldo Nazário, aprendiste tu lección y si las cosas no mejoran, no tendrá más remedio que tomar decisiones drásticas a tiempo.

Ha llegado la hora de los valientes y el partido ante el AD Alcorcón en Zorrilla es una auténtica final, no solo hay que ganar, sino también hacerlo con buen fútbol y fuerza. Si el equipo tiene pólvora encima, el entrenador debe estar obligado a usarla. Pacheta solo tiene que hacer lo que prometió en su primera rueda de prensa, ser valiente, agresivo y ofensivo. Tiene muchas herramientas para ello, con un frente de ataque liderado por la pareja atacante Weissman y Cristo o Sergio León, acompañado en las bandas por Gonzalo Plaza por la derecha y por la izquierda por Toni Villa o Nacho jugando como lateral izquierdo. Cualquier otra alineación no sería comprensible, y si comienza de nuevo con el mismo sistema de juego, volverá a suceder lo mismo que en juegos anteriores, sin importar qué tan abajo esté el rival. Con Weissman muy solo en la cima como único atacante y con los tres centrales, el equipo no trabaja ni en ataque ni en defensa. Si el equipo no logra una victoria contundente contra el colín de la categoría, lo ideal sería plantearse un cambio de entrenador para buscar un cambio en la tendencia de resultados y un nuevo rumbo para el equipo. Ojalá no suceda, y Pacheta está valiente desde el inicio del partido con el sistema de juego y la alineación, la plantilla llega con una cómoda victoria y las aguas retoman su curso.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario