<
>

Atlético 1×1: el empujón se detuvo con la roja de João Félix


Nube: Cómoda primera parte, donde el Athletic buscaba generar peligro desde centros laterales, pero tenía sus mejores aliados en Giménez y Kondogbia. Sin embargo, a principios de la segunda parte vio a Williams cogido de la mano tras vencer a Giménez, pero su disparo fue a la suerte del esloveno. Villalibre tampoco acertó en el cara a cara con el gol, que dio un fuerte pisotón en la mano de Nico Williams. Hizo un buen pase en el espacio a Cunha, pero el árbitro declaró el juego terminado. Tuvo que actuar como capitán en un intento por apaciguar las protestas de sus compañeros.

Savique: Su forzado descanso en la Champions League significa que llega fresco a LaLiga. Trippier tuvo total libertad para trepar a su lado, el montenegrino protegiendo su retaguardia y muy atento a las caídas de Muniain o Raúl García en su perfil. En los minutos finales, con el nerviosismo extendiéndose entre los jugadores del Atleti, hubo momentos de tensión atrás.

Escudo / Bandera Atlético

Giménez: Empezó la temporada a un nivel altísimo, con mucho cuidado de caerse por las bandas si un rival interior pasaba por el centro de su perfil, fuerte en el aire, intenso en recuperación y rápido en medir a Williams. Solo una vez superó el ‘9’, que luego no alcanzó el mano a mano. El uruguayo es el más inspirado por detrás, al nivel que siempre quiere ver y alcanza cuando los problemas físicos no le pesan. En los últimos minutos, se lanzó al ataque en busca del gol.

Hermoso: Muy atento a tapar la espalda de Lodi, intentó ser muy importante en la salida del balón, buscando mezclar el toque corto con la oxigenación en los cambios de juego en el perfil de Trippier. Con mucha confianza para romper las líneas a través de la conducción a pesar de jugar el último hombre.

Trippier: Volver al once y su vinculación con Llorente. El inglés comprende mejor que nadie los movimientos del ’14’, buscándolo con ventaja en la banda para llegar a la línea de fondo y cruzar. Concentró el ataque rojiblanco en su costado, abriéndose de par en par para recibir envíos lejanos y afrontar el hueco con sus pases. Gran capacidad para romper líneas. Fue uno de los jugadores más destacados del juego, pero tuvo que irse al minuto 76 por problemas físicos. Es fundamental en el Atlético, por su capacidad de generar juego desde su puesto para encontrar al mejor Llorente, ya que tiene que cubrirse cuando no está.

Lodi: Simeone le dio un respiro a Carrasco y el brasileño arrancó por banda izquierda, una posición poco explotada como rojiblanco. En partidos anteriores su entrada había provocado un cambio de sistema en defensa de cuatro, pero el Cholo también confía en su progresión ofensiva con Hermoso protegiendo su lateral completo. El ataque rojiblanco se centró en el perfil derecho y aunque fue sumado constantemente por el grupo, no acertó en sus cruces. Con menos obligaciones defensivas, vivió gran parte del juego cerca de la zona rival y supo darle una salida al equipo estirando mucho su tira. Dio paso a Carrasco a los 55 minutos.

Kondogbia: Con su gran actuación, se ha ganado un hueco en el pivote como titular fundamental en estos momentos para Simeone. Cubrir mucho terreno en un intento de liberar a Llorente y De Paul, que podrían desplegarse en ataque para pisar el área rival. Muy atento para entrar entre los centros y despejar centros laterales peligrosos gracias a su juego aéreo. Salió del terreno de juego a los 55 minutos visiblemente afectado.

Llorente: Jugó en su posición preferida, limitado a la derecha en el medio campo y libre para desplegarse en ataque con Trippier desde atrás proporcionando balones al espacio. Así, logró ganar el resultado con regularidad, poniendo potentes centros en el punto de penalti en busca de Griezmann como rematador. Le costó aparecer en el reparto del balón, dejando el papel a De Paul. Se estrelló con el stick en una buena mano derecha desde fuera del área antes de pasar a jugar debido a la lesión de Trippier.

De Paul: Titulaire pour occuper la position habituelle de Lemar, esquissé à gauche, bien qu’avec des caractéristiques très différentes, puisque l’Argentin est un distributeur de balle né avec un grand déplacement de balle et moins de capacité à casser les lignes pour la vitesse comme Los franceses. Está más acostumbrado a jugar al revés por el lado derecho del medio, por lo que tardó un poco más en definirse en la salida, pero cantó a lo largo de los minutos y se amó a sí mismo, obligando a la amarilla de Dani García en una gran acción individual. caño incluido. Muy intenso en la presión, se hizo con el control del partido.

Griezmann: Arrancado por el Wanda Metropolitano por primera vez desde su regreso, firmó el primero del partido a los dos minutos aprovechando un centro de Llorente en el primer palo y rematando por fuera. El ’14’ volvió a por él varias veces con sus potentes centros en el punto de penalti. Trató de entrar en juego en la zona de tres cuartos y siempre ha sido caprichoso en la presión y en la recuperación, aunque parece que todavía le falta un poco agacharse para volver a ser quien era cuando. De su anterior rojiblanco. escenario. Debe ser más protagonista e involucrarse más. Salió en la primera ronda de cambios aclamado por su esfuerzo.

Correa: Volviendo al once para ocupar la delantera junto a Griezmann como pieza más avanzada del equipo. Alternaba magníficas maniobras técnicas con decisiones mal ejecutadas, buscando un regate extra cuando ya tenía sentado a un defensor. Lodi lo encontró temprano en la segunda mitad, pero su cabeza lo falló por poco. Fue reemplazado por João en el momento del encuentro en un partido en el que no se sintió cómodo.

Triple cambio a los 55 minutos

Suárez: Entró por Griezmann para estar a la cabeza del ataque, el equipo necesitaba un remate en el área. Es consciente de que aún no está en su mejor forma ni en su velocidad punta, por lo que cuando va kilómetros por delante sabe que será muy difícil tomarse de la mano y está buscando alternativas. Así, un partido en el que Carrasco podía dejarle de cara al portero acabó en la vuelta del belga.

Carrasco: Entró como un carril izquierdo para enfrentarse en todos los partidos, fresco y en busca del desequilibrio individual. Muy abierto e incisivo, fue el principal argumento para lesionarse nada más entrar al campo, aunque en alguna ocasión pudo ahorrar un corte.

Herrera: Entró con muchas ganas, sustituyendo a Kondogbia y pidiendo el balón desde el primer momento para liderar los ataques rojiblancos. Sigue un poco lento sin balón, recuperando la forma tras su lesión. Le resulta difícil darse la vuelta.

João Félix: Reemplazó a Correa en el minuto 60 y se movió hacia la izquierda con la idea clara de conectar constantemente con Carrasco. Entró, luciendo fuerte, pero en una acción donde había girado bien recibió un agarre, golpeó al oponente con el brazo y protestó al árbitro al ver dos amarillas consecutivas y dejar al equipo con una menos.

Cunha: Entró por Trippier buscando un ataque total, pero al entrar al terreno de juego el Atlético se encontró con uno menos. Se situó detrás de Suárez subrayado a la derecha para darle trabajo a Llorente en la banda. Le falta aún más continuidad para poder mostrar sus principales cualidades. Fue contra el portero en la última jugada, pero el árbitro señaló el final del partido.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario