<
>

Atltico de Madrid: Un solo Simeone, demasiados Milinkos


R: […] Hay mucho juego sucio y por eso yo me alegro tanto de los xitos de Zidane.
P: Y de los de Simeone?
R: Bueno, sta es una pregunta con mucho peligro; prefiero ser diplomtico.
El fragmento corresponde a una entrevista de Pblico a Pantic en 2016. Y hay muchos parecidos, vaya eso por delante para los que nos quieren convencer de que todo sucedi el sbado y de que no hay contexto alguno

al que remitirse

. Milinko dijo una cosa sin mayor importancia y Diego Pablo respondi con un ‘palo’ que no vena a cuento, aseguran…
Pues va a ser que no.
Para entender esta historia podemos y debemos remitirnos a marzo de 1997, cuando ambos protagonistas vestan de corto, lucan la rojiblanca y venan de un Doblete.

«Hay una cosa clara: el que no los patea no los falla. Esnider tuvo el valor de tirarlo y el portero se lo detuvo. Nos toc tener noche cerrada»

, aseguraba precisamente Simeone despus de que, mediando penalti fallado por su compatriota, el Ajax eliminara al Atltico en los cuartos de la Champions. El encargado de las penas mximas era Pantic y, por mucho que apretara Juan Eduardo para encargarse, El Cholo nunca perdon que se hiciera el longuis precisamente con sa. Meses despus, el argentino abandonaba el club. El serbio an continuara una campaa ms, dejando como legado, lo corts no quita lo valiente, el cario de toda una parroquia y el ramo de flores junto al bandern.
Para entender esta historia podemos y debemos remitirnos tambin a octubre de 2009, cuando Simeone entrenaba en su pas a San Lorenzo de Almagro, no habr manera de responsabilizarlo, y cuando Pantic se fue una noche a la cama con la promesa de que iba a convertirse en entrenador del Atltico. Se haba prescindido de Abel, se haba topado con la negativa de Laudrup, se haba sondeado a Spalletti y

uno con ganas de mandar quiso tirar de Milinko mientras el que de verdad mandaba (y manda) apostaba por Quique Snchez Flores

. De ah surgi un rencor, el de no asumir el cargo, que, conviene insistir, nada tena que ver con El Cholo.
Para entender esta historia podemos y debemos remitirnos por fin a diciembre de 2011, cuando, con Pantic como entrenador del Atltico B, se apost por Simeone una vez destituido Goyo Manzano.

Ms lea al fuego del despecho. Efectivamente, la necesaria relacin entre el tcnico del primer equipo y el del filial no result fcil durante los meses en los que el segundo mantuvo el cargo

. El club prescindi de sus servicios despus de que no se metiera en la pelea por el ascenso a la categora de plata e inmediatamente dej otra de esas perlas con las que nos ha venido obsequiando durante ms de una dcada: «Desde el primer da El Cholo puso mucha distancia entre nosotros. Hemos hablado muy poco. Pensaba que iba a ser de otra forma».
Va para 13 aos y el balance posterior de Pantic en los banquillos se resume en una aventura azerbaiana que puede y debe agradecer al propio Atltico y en otra china que apenas dur un par de meses. Culpa de Simeone, seguramente. Ms xito ha tenido atizando a su colega cada vez que ha sido reclamado por todos los medios en su condicin de exfutbolista. Cualquiera que lo haya seguido sabe que la del sbado viene a ser simplemente una ms. Cualquiera que lo haya escuchado sabe que te puede gustar ms o menos Llorente como delantero (doblete para l, descanso para sus compaeros), pero que

la referencia a Xavi como un entrenador al que «luego ponemos a parir» (aunque mucho ms valiente que otros, dijo en su momento) llega impregnada de veneno

.
Y s, el del traje negro se enter y quiso responder a una pregunta la mar de oportuna con aquello de que «leyenda es nuestro querido Aragons». No parece para tanto si aplicamos idntica vara de medir, cuestin distinta es que no queramos aplicarla.

Leyenda es Luis, por supuesto. Y Grate. Y Adelardo. Y Koke, futbolista con ms partidos en la historia del club. Y Torres, claro que s. Y, por supuesto, El Cholo, dos ttulos de corto, ocho de largo, entrenador con ms partidos en la historia del club, tantas otras cifras…

Son muchos los que han deseado, desean y desearn su puesto, pero Simeone slo hay uno
Y no, la convivencia con l no debe ser sencilla. Habrase visto un tipo que pone el listn donde lo pone, que exige a los dems porque antes se exige a s mismo, que vive cada partido (y, apurando, cada entrenamiento) como si fuera el timo, que no permite la sopa boba…

Han desfilado unos cuantos estos aos con el denominador comn de escupir a la primera ocasin que han tenido, pero la realidad es puetera para gritarnos que ni uno solo ha hecho lejos del paraguas del Cholo algo que merezca la pena

. Y que, por poner un ejemplo, pareca que se acababa el mundo cuando lleg Vivas, campen de Liga menos de un ao despus. As que quien hoy escribe Pantic bien podra escribir otros apellidos. As que quien hoy lee Pantic bien podra imaginar todos esos apellidos. Los expertos del paso atrs, por resumir. Un solo Simeone, demasiados Milinkos. Y ahora, la Champions. Si sale mal, barra libre…

Este contenido es exclusivo para los usuarios registrados

.

Etiquetas

, , ,

Siguiente

Deja tu comentario