<
>

«Decepciona la posición de FIFA ante la situación de Afganistán»



Popal se encuentra en Madrid, donde ha participado como ponente en el congreso World Football Summit. Habló su trayectoria y los recientes acontecimientos en su país, donde los talibanes volvieron al poder en agosto. Después de su discurso, contó sus vivencias a AS.

Como niña en Afganistán, ¿quiénes fueron sus modelos a seguir y sus inspiraciones, a quién admiraba y qué le impulsó a empezar a jugar al fútbol?

He tenido tantos modelos a seguir en mi vida y si tuviera que nombrar a una persona, tendría que ser mi abuelo. Fue una especie de mentor para mí y, de hecho, algo feminista. Era una persona que creía en la igualdad, que insistía en mi educación y en el valor del aprendizaje… También me enseñó a ser independiente como persona y no depender de los hombres. Mi madre también fue otra inspiración y fue muy cariñosa. Ella era maestra de educación física y fue fundamental en aquellos tiempos en los que yo intentaba que los padres dejaran que sus hijas jugaran al fútbol. Necesitaba un adulto conmigo para ayudar a animar a otros padres a dejar jugar a las niñas.

¿Qué impulsa a una niña que crece en Afganistán a jugar al fútbol? ¿Cuál fue la motivación?

Al principio, cuando quería jugar, mí motivación era desafiar a quienes me decían una y otra vez que las mujeres no debían hacer deporte, que mi lugar estaba en casa trabajando en la cocina. Esta era la opinión de la sociedad afgana. Pronto me di cuenta de que el deporte podía proporcionar una fuente de empoderamiento para las mujeres y se convirtió en un desafío para mí usar el fútbol para empoderar a las mujeres y las niñas en mi sociedad y en nuestro país. Fui una privilegiada, tenía una familia detrás de mí y contaba con su apoyo. En ningún momento mi familia me hizo sentir como una ciudadana de segunda clase y siempre tuve las mismas oportunidades que mis hermanos en casa. Habiendo dicho eso, cada vez que salía de esa zona de confort podía ver que mi situación era muy diferente a la de muchas otras chicas. Eso es lo que me motivó. Quería usar mi influencia y pasión por el deporte para ayudar a otros.

Cuando eras pequeña, no había la misma cobertura del fútbol femenino, no había Megan Rapinoe, Christien Press o Pernille Harder para inspirar a las jóvenes. ¿Qué jugadores querías emular en ese momento?

Ver el mundial en Afganistán siempre fue un evento masivo y el fútbol es fácilmente el deporte más popular del país. Pero mis primeros recuerdos de ver fútbol son todos del masculino. Nunca pude decirle a mi hermano: «Mira, las mujeres también pueden jugar» porque no hubo exposición. Recuerdo haber crecido amando Brasil, el país, la cultura y también la selección nacional. Amaba a Ronaldinho y recuerdo haber tenido un póster enorme de él en la pared de mi habitación. También me encantaba Ronaldo y recuerdo haber descubierto a Marta (Viera da Silva), quien fue mi primera heroína del fútbol femenino. Seguí su carrera y siempre buscaba entrevistas con ella a través de la FIFA, pero me frustraba porque en ese momento estaban todas en portugués. Es una luchadora nata y ha dado un ejemplo asombroso a las niñas de todo el mundo. Hoy en día, hay mucha más visibilidad e interés en el juego de las mujeres, lo cual es fantástico, porque la generación más joven no tendrá dificultades para encontrar modelos a seguir. Ellas envían un mensaje poderoso y muestran lo que las mujeres pueden hacer y lo bien que pueden jugar al fútbol. Esto es muy importante para las niñas en ciertas partes del mundo donde se les dice que el fútbol es un juego de hombres y es importante que estas culturas cambien esa mentalidad.

Usted jugó un papel decisivo en la formación de la selección nacional femenina en Afganistán. ¿Cómo surgió la idea?

Comenzó creando una estructura de liga para el fútbol femenino alentando a las jóvenes a jugar con equipos locales. Nos encontramos con una feroz resistencia de hermanos y padres que sentían que estábamos corrompiendo a estas niñas, pero no nos dimos por vencidas. Íbamos de puerta en puerta a veces y teníamos que pedir permiso a los padres y hermanos para dejar jugar a las niñas y, finalmente, se formó una liga.

¿Y todo esto sucedió en un momento en que los talibanes no gobernaban en Afganistán?

FUTBOL 2123/09/21 JORNADAS WORLD FOOTBALL SUMMIT WFS ENTREVISTA AFGANISTAN KHALIDA POPAL

Hablo de 2002 a 2007, cuando empezamos, hicimos una serie de campañas y conseguimos que profesores de educación física se unieran a ellos e intentamos que jugaran al fútbol en los colegios y luego que hicieran torneos entre colegios y competiciones. Fuimos a tantos colegios, que cuando teníamos muchas chicas jugando nos acercamos a la Asociación de Fútbol de Afganistán y les explicamos lo que habíamos hecho. Les dijimos que ellos necesitaban dar su apoyo, algo que inicialmente era un gran obstáculo. Sentían que seríamos una vergüenza junto con los problemas habituales de las mujeres jugando al fútbol, pero nos negamos a rendirnos.

¿Les preocupaba el fracaso como equipo o era simplemente la idea de no aceptar un equipo nacional femenino?

Fueron ambas cosas. Les preocupaba el fracaso en el campo, pero también el hecho de tener un equipo femenino. Seguimos presionando y explicamos la posibilidad de generar ingresos adicionales a partir de un equipo de mujeres y no nos dimos por vencidos. Le explicamos que ellos [la Federación] obtendrían reconocimiento mundial y esto a su vez les reportaría dinero adicional… dijimos “trabajaremos para ustedes y obtendrán el crédito, el dinero y todos los beneficios”. Finalmente consintieron y se creó la selección nacional femenina.

¿Cuál fue la reacción inicial a esto? ¿Cómo tomó el afgano medio esta iniciativa innovadora?

Al principio, las cosas fueron muy discretas y, a veces, tuvimos que entrenar en superficies terribles a pesar de haber seleccionado a los mejores jugadores de todos los clubes del equipo. Jugamos nuestro primer partido en un torneo por invitación en Pakistán. Fue un partido no reconocido por la FIFA y no hubo atención de los medios. En ese momento no teníamos relación con los medios de comunicación ni hablamos con ellos.

¿Fue este el partido contra Nepal?

No, ese fue el primer partido oficial, este fue un amistoso en Pakistán allá por 2007, jugamos como equipo invitado y ganamos un trofeo, aunque no fue reconocido. Esta competencia, sin embargo, generó posteriormente una cantidad considerable de reconocimiento y esto provocó cierto grado de atención y visibilidad con los medios de comunicación en Afganistán. De repente la gente empezó a conocernos y empezamos a generar interés en los medios con solicitudes de entrevistas.

¿Qué provocó las amenazas de muerte que le obligaron a abandonar el país en 2011?

Aparte de mi trabajo con el fútbol, también fui activista, así soy. Creo en defender mis derechos como ser humano y defiendo los derechos de otras mujeres. He visto niñas a las que les han quitado sus derechos y no puedo quedarme callada. Alzar la voz ha sido para algunos una amenaza, ya que desafía a las personas que están en el poder y esto puede ser un problema en un país como Afganistán, donde muchas, especialmente las mujeres, no tienen realmente libertades ni voz.

¿Tenías libertad en ese momento, aunque no estaba bajo el régimen de los talibanes?

FUTBOL 2123/09/21 JORNADAS WORLD FOOTBALL SUMMIT WFS KHALIDA POPAL

Los talibanes siempre han estado ahí, en ese momento quizás estaban en un segundo plano. Básicamente, estaba hablando en contra de la ideología talibán, y había muchas personas que apoyaban su forma de pensar. Hay que recordar que Afganistán era un país cerrado cuando estaban en el poder y hay una generación de personas a las que les habían lavado el cerebro. Bajo su dominio, a las personas ni siquiera se les permitía ver televisión, escuchar música o seguir ningún canal de medios. Las niñas no podían ir a la escuela y la única educación disponible era la talibán. Las mujeres no se veían en esa sociedad y luego, cuando el poder cambió en la mayor parte de las ciudades afganas, para muchos hombres era demasiado ver a las mujeres disfrutando de nuevas libertades, como que se les permitiera ser vistas en público sin el burka completo.

¿El cambio de régimen produjo un choque cultural?

Había una cultura del miedo, el miedo al cambio y muchos hombres estaban preocupados de que si las mujeres se empoderaran, perderían el control y el poder. Activistas como yo enfrentamos tantos desafíos que tuve suerte. Tuve suerte de salir con vida, pero muchas activistas desaparecieron.

Entonces se mudó a Dinamarca y continuó entrenando fútbol y ejerciendo su activismo. Este verano debe haber sido traumático cuando viste regresar al régimen talibán. ¿Qué tan difíciles han sido las últimas semanas?

Ha sido difícil. A pesar de salir del país, nunca dejé de apoyar el fútbol femenino en mi país y siempre he estado involucrada en el desarrollo del fútbol allí … siento que es como «mi bebé». He supervisado el desarrollo de tantas niñas al brindar oportunidades para que nuestras jugadoras vengan y participen en los campos de entrenamiento. La distancia fue un hándicap, pero nunca detuvo el impulso para que los jugadoras crecieran. Antes de que los talibanes tomaran el control por segunda vez, teníamos equipos de fútbol femenino en todo Afganistán, incluso en las zonas más rurales que hubieran sido inconcebibles hace algunos años.

¿Vimos que en su presentación anterior un equipo ajeno a Kabul ganó una competición nacional importante y esto fue un gran impacto?

Estas chicas eran de una provincia pequeña y nunca se esperaba que ganaran. Tuvimos 45.000 jugadores de base y luego los de nivel profesional y semiprofesional y de repente se oye que los talibanes se han apoderado de Kabul y que todo esto podría terminar … es un shock al mismo tiempo.

¿Viste esto venir? Cuando supo que Estados Unidos planeaba irse, ¿temió un regreso al poder de los talibanes?

Creo que todos sabíamos en algún lugar del fondo de nuestra mente que esto era posible. Todos sabíamos que lo que estaba pasando en el país era a un nivel muy superficial y que los cimientos del país no eran fuertes. No había ningún sistema que me protegiera hace diez años y eso fue en un país sin gobierno talibán.

¿Qué ha pasado en las últimas semanas?

FUTBOL 2123/09/21 JORNADAS WORLD FOOTBALL SUMMIT WFS ENTREVISTA AFGANISTAN KHALIDA POPAL

Tan pronto como se supo la noticia, fui directamente al teléfono móvil para contactar a los miembros de la familia y contactar a las niñas [jugadoras]. Aunque estaba lejos, se podía sentir el miedo en sus mensajes. Esta generación más joven nunca ha experimentado la vida bajo el régimen talibán y todo lo que han visto son videos de asesinatos y golpizas … su pesadilla ahora se estaba convirtiendo en una realidad. Para las personas de mi generación que vivieron bajo el régimen de los talibanes, fue traumatizante ver que se repitiera nuestra infancia. Ha sido difícil para muchas generaciones diferentes. Todo lo que seguía pensando desde Dinamarca era, «¿cómo puedo usar mi influencia y conseguir que las chicas reciban toda la ayuda que necesitan?».

¿Y estas son chicas jóvenes sin sus familias, son básicamente adolescentes?

Sí, son adolescentes, menores no acompañados.

Veo que la Federación de Fútbol de Pakistán ha sido fundamental para ayudar en la situación….

Logramos sacar un primer grupo de chicas con la ayuda y el apoyo del gobierno australiano. El segundo grupo salió a través de grupos basados en el Reino Unido. La Asociación de Fútbol de Pakistán también ha ayudado a obtener visas y permisos para ir a Pakistán. Estamos hablando de 150 personas en total, muchas tienen alrededor de 15 o 16 años, pero algunas tienen tan solo 14 años. Es un proceso complejo, ya que necesita patrocinadores seguros o personas que los mantengan. No se trata solo de salir. También necesita encontrar un país anfitrión para aceptar que pueden venir con un pasaje seguro.

Claramente, esta es una crisis humanitaria en el país y el deporte pierde importancia en comparación, pero al mismo tiempo el deporte juega un papel muy importante al proporcionar una distracción, una salida. ¿Cuál es la situación con el equipo femenino de Afganistán ahora?

Toda la experiencia ha sido traumática para todas nosotras como equipo. Se fundó como herramienta para empoderar, para la inclusión, pero también para ofrecer una voz para que las niñas hablen sobre los problemas. De repente, vemos a los talibanes en el poder y todas estas chicas que practican cualquier deporte son vistas de repente como enemigas. En el pasado, nunca tuvimos miedo de hablar sobre la ideología talibán y de que no debería ser aceptada … Ahora existe la sensación de que perderemos todo lo que hemos logrado construir a lo largo de los años.

¿Seguirá existiendo la Selección Femenina de Afganistán, jugando en el exilio en Australia? ¿Será reconocido por la FIFA?

Espero que la FIFA cambie las reglas y normas y reconozca a la selección nacional de Afganistán.

¿Han tenido lugar esas conversaciones?

La FIFA ha dicho que está “observando la situación”. En mi opinión, no necesitan monitorizar la situación, está claro lo que está sucediendo. Me decepciona que la FIFA solo haya emitido esta declaración fría y vacía diciendo que están monitorizando la situación en Afganistán.

FIFPro, por otro lado, ha sido de apoyo …

Sí, es irónico que nos hayan ayudado, ya que Afganistán ni siquiera está en Europa. Se han unido a nuestra causa y han declarado que harán todo lo posible para ayudar. Esta experiencia reciente ha sido dura, no he estado trabajando, durmiendo, es demasiado para una sola persona y ha tenido un gran impacto en mi salud mental. Sin embargo, me ha alentado el apoyo de tantas personas y me decepciona que el organismo rector del deporte, la FIFA, se haya quedado corta. Podrían brindar asistencia, tienen los recursos. Solo quieren mantenerse al margen. Han pasado dos semanas desde la declaración de los talibanes que confirma que las mujeres en Afganistán no podrán practicar ningún deporte y la FIFA no ha dicho nada.

Parece que no habrá más fútbol femenino en Afganistán …

No vi nada de la FIFA cuando nuestros jugadoras estaban en problemas y ahora hay una sensación de impotencia allí.

Hay tantos interrogantes en torno al futuro del fútbol femenino en el país. ¿Qué ves que está sucediendo o qué te gustaría que sucediera?

Espero tener la esperanza de que el país esté libre de los talibanes, pero eso es algo así como una quimera en este momento. Mi mensaje y esperanza es que la gente no subestime el poder de su voz. He hecho todo lo que estaba en mi mano para crear un cambio. Todos necesitamos creer en nosotros mismos y ofrecer apoyo a los demás. Me gustaría que los órganos rectores del deporte dieran grandes pasos, fueran fuertes y se pronunciaran sobre lo que está bien y lo que está mal. Tienen una inmensa fuente de poder y solo necesitan ser lo suficientemente valientes para tomar la iniciativa.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario