<
>

Despedida de Fabio Aru: «Debería haber sido en La Vuelta»



«La despedida no podía ser en otro lugar, debería ser en La Vuelta», Sincero Fabio Aru, ganador de la espectacular edición 2015, antes de hoy, participa en su última etapa en la línea de la montaña, el terreno en el que se ha forjado como un ídolo. En la ronda española, el italiano de 31 años ganó su único major. Lo más destacado de este sardo que creció a la sombra de Nibali y fue visto como un aspirante a ser la nueva estrella del ciclismo transalpino. En el Giro, acumuló dos podios (tercero en 2014 y segundo en 2015), pero nunca lo ganó.

2017 fue su último gran año. Se llevó la camiseta del campeón italiano, vistió de amarillo en el Tour (terminó quinto) y ganó una etapa. Esto le llevó a fichar por la potencia emergente del World Tour, los Emiratos Árabes Unidos, En lo que no se desempeñó como se esperaba y, un año después, encontró el motivo: una constricción de la arteria ilíaca en su pierna izquierda que no le permitía una irrigación normal en grandes esfuerzos lo obligó a sufrir una cirugía. Nunca fue el mismo y nunca volvió a ganar. “Ahora es el momento de tomar la decisión. Lo pensé mucho, sufrí, no dormí … llevo 16 años compitiendo y diez como profesional. Creo que ha llegado el momento de poner a mi familia en primer lugar ”.

Fabio Aru, en la Vuelta de su despedida

En esta Vuelta, en la que da su último pedaleo como profesional, volvió a sentir lo que la hizo enamorarse de la bici y sin la presión de ser una de las favoritas en absoluto. De hecho, fue uno de los corredores más activos de la semana pasada, apareciendo en casi todos los descansos (lo intentó de nuevo ayer).. «Me gusta mucho, nunca había jugado un gran partido para entrar en las escapadas y es muy divertido»., tiene una sonrisa que recuerda a este valiente ciclista que le arrebató El Tour de Tom Dumoulin en la última etapa de montaña de la carrera. Historia del ciclismo.

Por eso Aru decidió despedirse de España. Y sobre todo en las filas del equipo quizás el más diferente del pelotón, el Qhubeka, que realiza una importante labor social en África con la bicicleta como protagonista. “Es una formación diferente que está luchando por cambiar el mundo y es un orgullo formar parte de ella. Gracias también a Astana y los Emiratos Árabes Unidos. Estoy muy orgulloso de mi carrera, pero era hora de despedirme ”.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario