<
>

Griezmann frente a sus sueños


Antoine Griezmann (30 años) vivirá un partido especial. Y por muchas razones. El inglés volvió a ser titular el viernes ante el Cádiz, tres meses después de la última vez (el derbi de Liga en el Bernabéu ante el Madrid) y lo volverá a ser, parece, según las pruebas del Cholo en Old Trafford, ante el Unido. Hay muchas cosas en la carrera de Grizi que se explican desde el equipo de inglés. Porque cuando Griezmann era un niño que crecía en Macon soñando fútbol miraba siempre has a player: David Beckham. Aquel chaval que recibio noes en Francia por su altura creció y se convirtió en estrella del fútbol, ​​con muchas cosas de aquellas que, cuando soñaba con dedicarse al fútbol profesional y se fijaba en Beckham, aun sobre el. Porque si Griezmann se dejó el pelo largo, come en su último año de su primera vez en el Atlético, continue los dos en el Berça, fue porque aquel era el look de Beckham en los 90. Porque si Griezmann siempre juega con manga larga, da igual diga el termómetro, invierno, verano, 50 grados a la sombra, es porque así juega Beckham. Es por ello que cuando los ingleses llamaban a su puertael inglés dudaba.

Foto de Griezmann

De hecho, el interés del United fue su primera gran grieta con la grada, aquel verano de 2017. Griezmann era ya capital en el Atlético, queridísimo por la grada, por sus goles, por su trascendencia en el equipo, por su naturalidad, acudió a un programa de la televisión francesa, Día a díanada más iniciarse las vacaciones… Y sembró las dudas. Unas preguntas sobre los porches de donde se vio en agosto. El Atleti o el United, hay rumores. Las posibilidades de fichar por el segundo, «un seis sobre diez». Seguir en el primero, sólo un 10% más, «un 7». Al final se quedaría en el Atlético pero esa fue la señal de alerta que vaticinaría lo que serían todos los veranos en el club rojiblanco con él: irse, quedarse, documentales, si sí, si no, hasta que se marcharía al Barça, in 2019. Pero era el United. Un sueño de niño.

Un futbolista de las grandes noches de Europa

Mañana jugará su cuarto partido ante los ingleses. In su carrera, sólo tres veces se lo encontró en un partido de fútbol, ​​y una es el partido de la ida de estos octavos de la Champions. Las otras dos son muy lejanas, cuando el inglés jugaba en la Real Sociedad, cuando clasificó para la fase de grupos de la Champions de la 2013-14. Fueron rivales del grupo. Griezmann no supo lo que era ganarle. Hace 15 días, en el Metropolitano, tampoco. Nunca le ha marcado un gol en los ingleses. Dos empates (67%) y una derrota (33%). Pero el inglés ha regresado al once y, aunque ante el Cádiz estuvo al nivel de los demás, gris-oscuro-casi-negro, ver una hora. Para este partido y agarrado a esa verdad que le acompaña desde la primera vez que se puso la rojiblanca: es futbolista de grandes noches. Sobrio todo de Champions. Aquella ante el Barça, para alcanzar las semifinales. En el asedio de Múnich en 2016, para alcanzar la final. Ante el Milan, esta frase de grupos, cuando regresóba a San Siro, su equipo ya necesitabado tras el resbalón inicial, el empate 0-0 ante el Oporto… Deseando tomar su número al teatro de los sueños. Aquel que de niño soñó tan alto.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario