<
>

Luis Suárez, el metropolitano y el objetivo: una conexión inevitable


La de Luis Suárez y la afición del Wanda Metropolitana fue un romance inevitable. Ambos se echaron de menos en un largo, largo año de sufrimiento, el primero de 9 al Atleti, y ahora se han conectado de maravilla. El uruguayo llegó a marcar goles en un estadio vacío y que hasta entonces lo había conocido vestido de jugador azulgrana, un villano más. Pero con su firma, Los fanáticos comenzaron a fantasear sobre cómo serían sus goles en una Wanda reventada.. Por ejemplo, ¿cómo se habrían celebrado? sus goles en Madrid u Osasuna del año pasado. Este domingo, por fin, el Metropolitano, aunque estuviera al 40%, Pudo rugir con un gol de Suárez. Y luego, asustados, las gradas se pusieron las manos en la cabeza, cojeando: tiene un edema moderado en la rodilla izquierda, por lo que no se va con Uruguay.

Foto de Luis Suárez

Ante el Elche, Suárez tuvo sus primeros minutos ante la afición colchoneta. Pero ante el Villarreal, lo hizo por primera vez desde el principio. Cuando la cola ha sonado por encima de la dirección pública, el «con el 9, Luis Suárez» fue seguido de una fuerte ovación, prácticamente al nivel que está tomando Simeone. Por supuesto, el ahora clásico «uruguayo, uruguayo» con los que la afición vitoreó a Godín, Giménez, Forlán, Petete Correa …

Marcó en su primera y única subasta

Suárez fue considerado muy activo, pero todavía lejos de su mejor forma. Incluso tímido para buscar la meta. Tenía A veces un pase de Lemar, Correa, Carrasco … pero nunca terminó. Y en la segunda mitad, cuando ya se sospechaba su reemplazo, hizo el 1-1. Llorente voló, Correa asistió y Suárez, en su primer y único disparo, marcó. Y el Metropolitano se derrumbó y tembló como si estuviera lleno a pesar de que solo asistieron 26,840 entusiastas. Y le cantó una vez más al uruguayo. Un año de retraso debido a la pandemia, Suárez sintió lo que es celebrar un gol frente a su gente.

Escudo / Bandera Atlético

Ahora, Alabama tirador Es su turno de recuperarse de estas molestias en las rodillas. El futbolista se queda en Madrid durante el descanso y salva el viaje y los tres partidos con su equipo. El objetivo es que llegue a tiempo para visitar al Espanyol el 12 de septiembre. Es el delantero del equipo y ahora promete grandes tardes en el Metropolitano.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario