<
>

Otro vals en Budapest – AS.com



Imprimir

«Hungría no son las Islas Feroe». ¿La oración que dijo? Jorge Vilda después del enfrentamiento con las Islas Feroe, durante el cual España batida sin vergüenza (0-10). Con esta advertencia, el técnico quería que su equipo estuviera enchufado el segundo partido de clasificación para la Copa del Mundo. Hoy es el momento de enfrentarse a Hungría, en Budapest, y cualquier otra cosa que no sea sumar puntos será una decepción.

España solo vale la pena ganar. No hay excusas. Este equipo ha establecido límites muy altos. Es normal, La Roja es número 10 del mundo y Hungría 44. Los hombres de Margret Kratz cayeron en el primer partido de esta fase ante Escocia. Y antes, perdieron tres de los últimos cuatro de la Eurocopa, que los dejó fuera. Siempre están dos pasos por debajo de la selección.

Aunque si retrocedemos en el tiempo, las estadísticas dejan en mal estado a la selección española. Se han enfrentado cuatro veces (1985, 1986, 1992 y 1995) y nunca han logrado la victoria. Algo está claro, que España estaba a años luz de lo que es ahora.

Hungría es un equipo sin gira. Nunca ha logrado clasificarse para ningún torneo de la UEFA o FIFA. Sus jugadores juegan principalmente en la liga húngara, entre ellos el Ferencváros y el Haladás-Viktória. Un equipo muy joven, con una edad media de 23,3 años. Solo cuatro jugadores tienen más de 25 años: Szocs, Sipos, Csiszar y Vago.

No hay mucha diferencia con eso España, cuya media es de 23,9. Cada convocatoria brinda oportunidades a los jóvenes en la carrera y los resultados son óptimos. Cómo sucedió en las Islas Feroe con Amaiur de 9 y la consecución de un póquer. Esto podría servir como recompensa para que el donostiarra vuelva a tener minutos. Se espera que Vilda vuelva al Plan A, con habituales como Paños, Mapi o Aitana en el campo. El segundo triunfo de España le espera en Budapest.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario