<
>

UNICAJA 88-BILBAO CESTA 74 La ‘Mamba Vasca’ Brizuela gana su derbi ante el Bilbao



Brizuela también parece estar jugando su particular derbi cada vez que se enfrenta al Bilbao Basket. Esta vena donostiarra hierve cada vez que ves las caras con el equipo que vive apegado a su tierra. Su partido del tercer cuarto en Martín Carpena fue memorable, anotando 12 puntos en un instante y una variedad de recursos de superclase. Está tan motivado que a veces parece que lo están dejando fuera, incluso en un plan irrespetuoso con el rival y, lo más importante, sin piedad. Lo sacudieron los golpes, las amenazas, las penetraciones, una buena actitud defensiva … nada faltaba en el repertorio. Incluso lamió a un compañero durante un contraataque. Pero lo más fotogénico fue un flip sin cambiar de dirección vertical contra Brown para poner el 76-66. Tenía cuatro defensores y no le importaba. Su adrenalina subió tanto que falló el primer tiro libre de una noche clara, con 12/12 para el Málaga y 23/23 para Bilbao. Se ha multiplicado en todas sus facetas. Falló el tiro más fácil, un golpe corto a medio camino completamente solo. La ‘Basque Mamba’ ha sumado 46 puntos ante el vizcaíno en los dos partidos de esta temporada. Los 31 de hoy igualan a su máximo en la Liga ACB.

Darío jugó un papel clave en la victoria del Unicaja, que quiere quedarse con esta última plaza que da derecho a disputar las eliminatorias. Pero no el único. La presión del equipo de Katsikaris en toda la pista, el dos contra uno y la barra física que pusieron los greens tras el descanso, dieron el toque final a un Bilbao que va como está, como algunos jubilados antes. vacunado, con cachava y temblor. Parecía controlado, pero cuando la Costa del Sol se puso en pie, con seis puntos únicos, todo cambió. Usaban sus manos como remos de canoa. Rousselle está afectado en el tendón de Aquiles, ha prestado su último servicio a la causa, y no son precisamente deportistas. Kulboka, que esta vez entró en la apelación en lugar de Huskic y tuvo que justificarse a sí mismo, fue insignificante. Jenkins tuvo una noche horrible y con Balvin, subcampeón de MVP de la ACB, el equipo anotó un -22, aunque el pívot checo fue uno de los rescatados del incendio. Las bajas de Zyskowski cuando aumentó la presión rival en la primera línea fueron decisivas y entre tres sets duros, el equipo de Mumbrú, empatado con Gipuzkoa en la parte inferior de la tabla, se encontró sin los caramelos para avanzar, y lo que sabía antes. Salir a jugar que el Betis se había puesto en ridículo ante el Murcia.

Un total de 19 días sin jugar es mucho y notamos que el equipo malagueño estaba sin ritmo. Además, las ausencias de Suárez y Nzosa, que lo hacen más alto en pintura. Katsikaris llegó a Málaga para reiniciar su carrera. Lo bordaba en Bilbao hace años, pero desde entonces no es que hizo historia en UCAM Murcia, Lokomotiv Kuban, Hapoel Jerusalem, Iberostar Tenerife y Herbalife Gran Canaria. El equipo defiende, pero no transmite, ni siquiera desde la distancia, esas viejas sensaciones que le han dado títulos. Cuando montó un quinteto pequeño y muy móvil, encontró un rigor más defensivo. La “zona de prensa” ha comenzado a desmantelar la meseta bilbaína. A veces tenían que salir con Balvin en un barco. Sobre la base de los tiros libres, un tercio de la producción de la línea solitaria, los visitantes se abrieron paso. Y cabalgaban sobre la espalda de Brown o sobre las chispas de Rousselle.

Serrón, el mejor defensor del perímetro, se vio contra Brizuela, pero lo que ganó RETAbet con él detrás lo perdió delante. Mumbrú utilizó una zona 2-3 cerrada desde el inicio y con ajustes. Unicaja utilizó la fórmula de penetración y flexión debajo del borde. Sencillo y eficaz. Dos Anjos estableció algo más difícil, comenzando con un tapón de voleibol a dos manos contra Abromaitis. Si el impulso fuera imponer un gancho trasero, nada mejor que Miniotas, ya que Kulboka no supo leer los mensajes en la pista. Las cabezas de los «hombres de negro» empezaron a fantasear con un posible triunfo, hasta que llegó Brizuela con su fusil. «El techo lo pone él». Palabra Katsikaris.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario