<
>

Vamos a ganar esta final



Aquí estamos. En sevilla 23 de junio de 2021, en una Eurocopa que debería haberse jugado en 2020 y en una final que no debería haber sido hasta el 11 de julio. Pero condiciones, que no eres otro que élasí que ordena la pelota, ellos querían España se juega en cara o cruz el pase en octavos de final. Un salto sin red, en definitiva. Solo el victoria contra Eslovaquia nos permite depender de nosotros mismossigue el partido en directo en AS.com). El empate, mientras yo no gane Polonia a Suecia, esto sirve para colocarnos terceros en el grupo, pero sería como el alumno que se contenta con pasar al próximo año con asignaturas pendientes. sí El rojo, al menos desde el cuatrienio dorado 2008-2010-2012, debería ir por el marcador en cada torneo.

Guardemos los números y la carambola para el Sr. Chip y concentrémonos en lo que nos espera esta tarde en el Césped de la Cartuja. Si prestamos atención a mensajes de luis enrique y sus internacionales, hay poco que tocar sobre partidos con Suecia y Polonia. Empatamos porque «la pelota no entró», se nota, lo que equivale a decir que fuimos campeones del mundo porque lo hizo la bala de Iniesta en Sudáfrica. Y hay grises más allá del blanco o el negro. Por ejemplo, aquellos que nos hablan de un juego demasiado plano, de pasar el abuso o de fragilidad de nuestra defender siempre que los pasos de los rivales, llamémoslos Isak, Berg o Swiderski, resuenan en nuestra región. La fiesta ofrece una variante que no teníamos hasta ahora. Se llama Busquets, quien, una vez recuperado de su positivo y ante la ausencia de Ramos, se encarga de llevar la antorcha que nos ha guiado hasta aquí. Será, salvo sorpresa, el único campeón mundial de los once. Ahora no descubriremos la calidad de Busi, su perspicacia táctica, el talento natural para leer el fútbol de frente y a través del retrovisor, el metrónomo con el que puntúa cada partido, pero nunca tuvo que actuar como capitán antes con la presión de hoy. Con tu boleto tal vez cambiar otra parte de la médula espinal aparte de Rodri. Koke-o-Pedri, ese es el dilema, con Thiago y Fabián listos para caminar sobre el césped.

Hay otra espina ahogada en la afición, la de Marcador de posición de Marcos Llorente. «No es del Atleti», dicen todos, poniendo un micrófono frente a él. Cerró el año con once goles y doce asistencias, es cierto que jugamos unos metros más adelante. En el el lateral derecho ya no es Marcos Llorente, así que hoy es la oportunidad perfecta para probar cómo el viento de cola de este grupo se adapta a La Roja con el Madrileños en la media. Todos toman posesión de él como se fijó antes de un Eslovaquia ¿Qué hay de malo en esto? limpiar las cuentas: vale la pena Un punto para asegurar su paso a octavos de final, frontera que ha alcanzado en sus dos únicas apariciones en grandes campeonatos, el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2016. Milán Skriniar es el perno trasero, mientras que Marek HamsikRobert Mak | Ponen cara mediática los peligros del equipo que dirige Stefan Tarkovic, que asegura que «no hay muchos partidos como este en la vida de un futbolista». Ellos lo saben y el nuestro. La estrella colgando del pecho de La Roja tiene su motivo de reunión como esta tarde.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario